¿Una pequeña empresa necesita un contable?

La contabilidad independiente en una pequeña empresa puede parecer una buena idea, principalmente debido a la falta teórica de costes. Sin embargo, manejo manual de declaraciones de impuestos, pagos anticipados para el impuesto sobre la renta, registros de ingresos y gastos, registros de compras, inventarios naturales, libros de contabilidad, emisión de facturas, liquidación de facturas recibidas, todo esto requiere mucho tiempo y energía, por no mencionar la necesidad de una mayor educación en esta dirección y un seguimiento continuo de los cambios que se producen en la ley y afectan a los elementos individuales de la contabilidad.Incluso las pequeñas empresas a veces concluyen transacciones que, sin conocimientos especializados, son difíciles de tener en cuenta, por ejemplo, comprar en línea, utilizar servicios de fuera de la Unión Europea. Con el fin de tener una cabeza tranquila en este sentido y no preguntarse si se han cometido errores en la contabilidad, y también para ahorrar tiempo dedicado a tales asuntos – vale la pena utilizar el conocimiento de los expertos.Puede contratar a un contador a tiempo completo en su empresa, pero para las pequeñas empresas es un costo relativamente grande, por lo que la mejor solución parece ser la contabilidad externa. El uso de los servicios de una oficina de contabilidad genera gastos financieros mucho más pequeños que la contratación de su propio contador, y le permite lograr resultados similares. Podemos encargar a la oficina que mantenga registros contables, prepare estados financieros, liquidaciones con la Agencia Tributaria y la Institución de Seguro Social, registros de ingresos, compras y costos, registros de activos fijos y equipos, registros y registros de IVA, liquidación de los salarios de nuestros empleados, declaraciones y muchos otros servicios.No necesitamos perder el tiempo rastreando los cambios en la ley que afectan a los acuerdos contables de la empresa – en caso de cualquier duda, simplemente llame o escriba a la oficina para recibir asesoramiento profesional. El uso de los servicios de una oficina de contabilidad reduce el riesgo de que la empresa tenga que pagar una multa como resultado de un error. Usted no tiene que recordar pagar impuestos o contribuciones usted mismo.Esta solución tiene grandes ventajas, en primer lugar, la tranquilidad, que se garantiza mediante la cooperación con expertos en contabilidad, ahorro de tiempo y reducción del riesgo operativo. Todo esto hace que sea una solución que vale la pena aplicar en su empresa. Después de todo, el tiempo nunca es demasiado, por lo que es mejor centrarse en el negocio correcto y dejar la contabilidad a los especialistas en este campo.